Skip to main content

Title

Alivia y previene la gripe y los resfriados en bebés y niños

MAMÁ CUIDANDO A HIJO RESFRIADO

En los niños la gripe aparece mucho más rápido que un resfriado y tiene una intensidad mayor que en los adultos; de repente pueden tener fiebre alta, goteo nasal, escalofríos, tos y sentirse cansados y doloridos. Aunque el resfriado y la gripe tienen algunas similitudes en cuanto a síntomas, los virus que lo causan son distintos:

RESFRIADO
GRIPE
Suelen comenzar con dolor de garganta y congestión nasal, seguidos por un poco de fiebre aproximadamente al tercer día. Comienza repentinamente y con síntomas más intensos que el resfriado, con fiebre más alta y escalofríos.
  • Dolor de garganta
  • Goteo o congestión nasal
  • Tos
  • Estornudos
  • Un poco de fiebre
  • Molestias y dolores en el cuerpo
  • Fiebre alta
  • Escalofríos
  • Fatiga y debilidad
  • Tos (generalmente seca)
  • Dolor de garganta.
  • Goteo o congestión nasal
RESFRIADO
Suelen comenzar con dolor de garganta y congestión nasal, seguidos por un poco de fiebre aproximadamente al tercer día.
  • Dolor de garganta
  • Goteo o congestión nasal
  • Tos
  • Estornudos
  • Un poco de fiebre
GRIPE
Comienza repentinamente y con síntomas más intensos que el resfriado, con fiebre más alta y escalofríos.
  • Molestias y dolores en el cuerpo
  • Fiebre alta
  • Escalofríos
  • Fatiga y debilidad
  • Tos (generalmente seca)
  • Dolor de garganta.
  • Goteo o congestión nasal

Es importante que consultes con tu pediatra los síntomas y que sigas sus recomendaciones. Es fundamental comentarle:

  • Cuándo aparecieron los síntomas por primera vez.
  • Duración de la fiebre o si los síntomas parecen empeorar.

Además del líquido y descanso extra, estos consejos pueden ayudar a tus niños a recuperarse más rápido en casa:

  • Alivia la congestión con gotas de solución salina para la nariz. Ponle algunas gotas en cada cavidad nasal antes de comer y antes de ir a dormir. Espera unos minutos y luego, con un aspirador nasal de goma, limpia la nariz de los niños más pequeños.
  • Ofréceles más líquido. Asegúrate de que los niños más grandes ingieran mucha agua o jugo de frutas entre las comidas. Si estás lactando, aumenta la frecuencia de las tomas para aportar más nutrientes que combatan el resfriado.
  • Dales un baño tibio. Sácalos si comienzan a temblar. También puedes sentarte con tu bebé cerca de una ducha con vapor.
  • Usa un humidificador de aire frío o vaporizador por la noche. Ayudará a despejar la congestión del pecho, para que puedan respirar mejor y lograr el descanso que necesitan. Solo recuerda limpiarlo a menudo.

Para prevenir los contagios, tu mejor apuesta es enseñarles a los niños consejos para aplicar en la escuela. Durante la temporada de invierno:

  • Fomenta el lavado de manos frecuente. Enséñales a mantener ese hábito; eso se aplica al hogar, la escuela y cualquier otro lugar donde estén. Los compañeros con un resfriado son más contagiosos dentro de los 2 y 4 primeros días, pero igual pueden propagarlo hasta 3 semanas después.
  • Establece una regla de "no compartir nada" cuando un integrante de la familia o compañero de estudio está enfermo. Enséñales que elementos como sus cubiertos, vasos y toallas son de uso personal.
  • Recuerda reemplazar sus cepillos de dientes. El momento ideal es después de superar la enfermedad.

Conoce cómo aliviarlo rápidamente.

Aprende cómo tratarla efectivamente.

Dónde Comprar